CURRO DÍAZ: “TENGO LA ILUSIÓN DE SEGUIR CRECIENDO”

23 de octubre de 2016 | Publicado por | Categorías: toros

img_1950bbc

Madrid. El alfa y el omega de una temporada en la que ha habido tardes que no sólo han marcado el calendario si no también su vida. Así lo reconoce Curro Díaz, de respuesta corta pero certera. Cruzó la puerta grande madrileña en la corrida que abría temporada (tanto la de la plaza como la suya propia) y tuvo que cruzar la del quirófano por una cornada interna días después de jugársela a lo grande en la que finalmente resultaría ser la última de su campaña. Por culpa de esos quince 15 centímetros que tuvieron que reposarse para que la ecografía pertinente detectara la trayectoria, se perdió Jaén y Alba de Tormes. Días después de la intervención, toca recuperar el tiempo perdido y vigilar muy de cerca un hematoma que aún persiste pero que está controlado: “Ya estoy tranquilo porque me estoy recuperando y me encuentro con muchas con ganas de empezar a entrenar y de llevar una vida normal”.

Presentar dos partes médicos ante los dos últimos compromisos de una temporada tan  gratificante quizás no sea, a ojos del tendido, el cierre deseado pero “los toreros entendemos que, cuando toreas, estas cosas pasan y que aunque tú tienes unas tardes cerradas no necesariamente las puedes cumplir porque como siempre se dice: el hombre propone, Dios dispone y el toro descompone…”. Por si quedaba alguna duda, hace gala de ese pecho de acero que otorga luchar con el chispeante y añade: “Además, esta baja no ha sido por un accidente: ha sido por la cornada de un toro y en Madrid”. Las cicatrices son rúbricas en la piel pero las emociones lazos del alma, por eso “¿qué hay detrás de esas dos tarde en Madrid?”: “La tarde de la puerta grande fue un día importantísimo y esta última tarde igual de importante o más. La viví como una tarde de responsabilidad en la que había que ratificar lo que había hecho en la temporada. Fue muy complicada pero por un momento la plaza se caía. Era un día importante y fue una tarde muy complicada pero muy bonita”.

Una conversación con el de Linares es como el agua que se recoge con las manos; al momento se aprecia la transparencia y también se ve que su naturaleza es la de no retenerse. Todo fluye en su discurso como la ilusión renovada y fortalecida que brota del ánimo de este torero que afirma seguirá siéndolo toda su vida. Palabra de matador. Muy atrás en el calendario, aunque muy presente en la memoria, queda aquella corrida nocturna en Las Ventas (de nuevo ella) ante un toro de Gavira en la que se vislumbró una tromba de arte que a través de los años ha ido limpiando el polvo del anonimato. – Ya no es un ningún anónimo…- “No, ya no lo soy…La vida…”. Y una sonrisa se adivina en su tono de voz.

foto8

Pero se vuelve al presente. A esas casi 30 corridas con un alto número de trofeos que permite saborear con gusto lo ocurrido en los últimos meses: “Ha habido toros que he pinchado pero que han tenido mucha repercusión. Ha sido una temporada con tal regularidad que he pinchado muchos toros que eran de oreja y visto de otra manera: he cortado un gran número de orejas pese a pinchar muchos toros”.

Aquellos momentos de “felicidad, de satisfacción y de sentirse bien contigo mismo” al cruzar el dintel hacia la calle Alcalá dieron paso a una campaña en la que su nombre se echó de menos en otras plazas de importancia pero, siguiendo la tónica, el matador sólo saca el lado amable de las cosas: “Muchos carteles estaban cerrados cuando pasó lo de Madrid y gracias a Dios no tuve que sustituir a nadie porque gracias a Dios nadie no causó baja. Hay que dar las gracias por la temporada. No me voy a quejar. No he llorado antes y ahora tampoco voy a llorar ahora”.

img_2093

Por tristes casualidades de la vida, su nombre era uno de los que se anunciaban en la tarde del 9 de julio en Teruel, día en el que perdió la vida en el ruedo el recordado Víctor Barrio. La raza torera hizo que Curro Díaz afrontara sus responsabilidades superando un dolor que no le abandonará jamás: “Esa desgracia la llevaré toda mi vida. Tuve que matar el toro aquel (refiriéndose a ‘Lorenzo’), matar el siguiente y al día a siguiente toreé en Pamplona. Donde más gusto me encuentro es toreando en una plaza de toros por eso en lo taurino no me afectó, pero en lo personal eso que ocurrió me lo quedaré siempre dentro”.

A pesar de atravesar momentos complicados con algún matiz de desesperación reconoce ahora que no era el momento de abandonar y que a pesar de lo que pensase en esas horas bajas, “la vida me ha quitado la razón”. Y ahí sigue y seguirá y no conseguirá el paso del tiempo, a pesar de todo lo logrado,  arrebatarle del volcán de su creación la insatisfacción de no alcanzar la faena soñada: “El día que me retire seguiré sintiendo que me he dejado en el tintero la faena perfecta”.

img_2133

No se sabe cuándo llegará ese día pero de momento, al pensar en la próxima temporada el estado anímico actual por lo vivido le aporta tranquilidad pero también un grado más de responsabilidad: “No me planteo nada. Iré tarde a tarde. Si algo tiene el toro es que no hay nada escrito”.  ¿Qué Curro Díaz nos espera? “Todos los toreros  te dirán que es el mejor momento. Todos tienen la ilusión de que sea el mejor momento, si no, mala señal sería si dudasen. Yo deseo continuar. Esto es un punto y seguido. Tengo la ilusión de seguir creciendo desde donde lo dejé”.

MARTA JIMÉNEZ (TOROSPARATODOS.TV)

IMÁGENES: ÁLVARO PASTOR TORRES Y LASVENTAS.COM


Escribir comentario